De nacionalidades y regiones en España

Podrá ayudar ahora la conveniencia de que la Constitución del Estado federal y las Constituciones de los Estados federados se articulen en el seno de la Unión Europea de modo que los segundos alcancen una participación superior a la prevista por el propio constitucionalismo europeo. Que, en cuanto a la representación y actuación de las Entidades territoriales, éste último resulte todavía bastante deficiente no quita que la España plurinacional pueda mejorarlo para sí misma. Hoy se encaran retos nuevos. Estamos en el tercer milenio, no en el siglo XIX; en 2015, no en 1873… ni en 1978.

Leed lo que antecede: Modelo territorial en España.

La buena mala conciencia de la Constitución

El proceso constituyente español de 1976-1978 transcurrió condicionado por el peso de una dictadura institucionalizada que dejó alguna impronta en la Constitución resultante. Se tenía conciencia, aunque intentara disimularse, particularmente entre el sector no cómplice de la dictadura y partícipe en el proceso constituyente. Esto también dejó su huella en la Constitución, una huella no necesariamente negativa. La mala conciencia a veces produce alguna que otra buena consecuencia.

Seguid leyendo: La buena mala conciencia de la Constitución.