Negacionismo judicial de derechos humanos

Como forma macabra de rememorar el genocidio armenio en Turquía cuando se cumple el centenario de su fase más álgida, el pasado 15 de octubre la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha ratificado la sentencia de su Sala Segunda que condenó a la Confederación Helvética por reprimir posiciones negacionistas. Ofender la memoria de las víctimas para negar responsabilidades de Estado por atrocidades cometidas contra su propia población es ejercicio del derecho a la libre expresión según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Se trata del mismo tribunal que ha eludido el asunto ante casos de responsabilidades del Estado español por crímenes contra la humanidad de la dictadura franquista.

Seguid leyendo: Negacionismo judicial de derechos humanos

Un comentario sobre “Negacionismo judicial de derechos humanos

  1. Estimado Bartolomé:

    Ciertamente detestable y peligrosamente cómplice con la impunidad, respecto del innegable genocidio armenio, la reciente decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el caso Perinçek versus Suiza.

    Más aún cuando se invoca – retorcidamente – el ejercicio del derecho a la libertad de expresión para cuestionar la condena suiza a un negacionista y no, como debería ser, para investigar y condenar los aproximadamente doscientos casos de persecución judicial de escritores y profesores, debido a supuestos “insultos a la identidad nacional”, desarrollados en Turquía durante los últimos años. Persecución que ha comprendido inclusive al escritor Orhan Pamuk, Premio Nobel de Literatura 2006.

    Preocupante y nefasto precedente, además, respecto de todos los demás casos, como el español, en los cuales la transición, lejos de garantizar el ejercicio cabal del “derecho a la verdad”, ha transado con la impunidad, desnaturalizando en forma execrable una genuina “justicia transicional”, que por ser «transicional» (mediatizada políticamente) no puede dejar de ser «justicia».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.